FANDOM


Radox es un inquisidor del Ordo xenos que investiga y opera fundamentalmente en el Segmentum Ultima, ya que al ser el más extenso, considera que las amenazas provenientes del exterior pueden ser mucho mas numerosas.

Es considerado por muchos inquisidores como un hombre extraño y peligroso, que se expone en muchos casos innecesariamente al peligro y a la influencia corruptora de los xenos, pese a lo cual, nunca se ha considerado que haya corrupción o herejía en él, dado que ha completado con un indudable éxito cuaquier objetivo que se ha propuesto, ahorrando en muchas ocasiones terribles pérdidas al Imperio.

Historia personalEditar

Fue reclutado cuando servía como estratega adjunto en el mando militar imperial durante una guerra contra los tiránidos que estaba en punto muerto por el inquisidor Ettikus del Ordo Xenos, tras lo que pasó a ser su aprendiz y sucesor, pasando pruebas que harían suicidarse a cualquiera a los pocos días.

Sirvió con el inquisidor Ettikus, el cual murió durante una misión en la que colaboró muy estrechamente con los eldars del mundo astronave Ib-Jieith en la caza de un grupo de renegados que robaron un antiguo artefacto eldar de inmenso valor para estos. En agradecimiento y como muestra de la valía del inquisidor, se le otorgó el inmenso y particular honor de participar en uno de sus Torneos de Honor, antes del cual una vidente eldar, que fue la que inició la colaboración con su maestro, lo instruyó en el arte del combate y en el de la mentira, ademas de enseñaerle arcanas y complejas técnicas para combatir a los psíquicos y sus habilidades, cosa que ayudó al recién nombrado en aquel entonces inquisidor, aunque esta parte de su vida nunca ha sido mencionada por éste, que sabe que si se descubre sería nombrado hereje y ejecutado, junto a cualquier acólito o sirviente bajo su protección.

Este evento hizo que fuera algo menos determinado con los eldars que con cualquier otra especie xeno, aunque no le impediría acabar con ellos para proteger al Imperio de sus planes.

Acciones destacadas conocidasEditar

-Intervención en Larkis Secundus: esta luna era la mayor productora de alimentos, pese a los ocasionales ataques de orkos que residían en sus montañas, hasta que los tiránidos llegaron, desatando su fuerza en el sistema, atacando este lugar entre los primeros del sistema.

El inquisidor llegó días despues, cuando la resistencia armada del planeta estaba aguantado gracias a que los orkos y los tiránidos se enfrentaban entre sí, ignorando las pocas ciudades humanas que habían aguandado. Consigo trajo un regimiento entero de la guardia imperial y solicitó la ayuda de la fuerza de marines espaciales más cercana, pero su objetivo era el de capturar a una nueva variedad de guerrero tiránido que parecía ser única de esa flota tiránida, para así analizar sus debilidades antes de que se unieran a una flota tiránida más grande.

Consiguió capturar a uno gracias a una emboscada tendida cuando asaltaron un poblado que estaba siendo evacuado, perdiendo en el proceso a más de una docena de soldados de asalto, a tres Magos Biologis y tres integrantes de una escuadra de asalto de los Guardianes de la Muerte, tras lo que lo trasladaron en un campo de estasis a un laboratorio inquisitorial en un mundo controlado por la inquisición, cuya localización es desconocida.

-Asalto a la estación espacial Ruktil: la estación de observación del Adeptus Mechanicus en una franja limítrofe de la galaxia dejó de emitir información sin previo aviso, tras lo que el inquisidor Radox, debido a su cercanía al lugar, acudió. El inquisidor solicitó apoyo a los Ángeles Sangrientos, que estaban asegurando un planeta atacado por fuerzas de piratas y renegados; los astartes enviaron nada menos que tres escuadras.

Cuando se internaron en la estación encontraron extraños artefactos tecnológicos en varias salas vacías de la instalación, junto a varias marcas de combate y manchas de sangre, pertenecientes sin duda a los anteriores pobladores del lugar.

Cuando llegaron a la sala de los generadores encontraron a un grupo de xenos desconocidos que parecían estar despiezando y analizando la tecnología de los generadores de escudos de vacío de la instalación. Comenzó una batalla, ganada sin demasiado esfuerzo por las fuerzas imperiales, que tuvieron a tres marines espaciales como bajas de las extrañas armas de los xenos, que disparaban unos raros dardos violáceos que podían atravesar sin un excesivo esfuerzo las armadiras de los astartes.

Tras esto se inició la recuperación de los cuerpos y artefactos al descubrir que no había más fuerzas enemigas en la estación, y fueron trasladados a un laboratorio inquisitorial.

Carácter y equipamientoEditar

No le gustan los combates sin sentido ni el derramamiento innecesario de sangre, prefiriendo utilizar el ingenio más que la fuerza, reservando esta última para cuando sea necesario. Suele ser alguien desconfiado y neurótico, aunque puede ser amistoso con alguien, o por lo menos eso deja creer.

Sus armas son una pistola de plasma, una pistola bolter modificada, una espada de energía y varios puñales, que puede arrojar con bastante precisión, además de armamento xeno, como un guante con láseres digitales y arañas espía jokaero, ademas de otros artefactos xenos de diferentes tipos y utilidades, pese a no utilizarlos excesivamente, dado que se desconoce parte de la mecánica de muchos de estos objetos.