FANDOM


Quarion

Roknar antes de obtener sus actuales poderes

Roknar Ckull, o Roknar el Retornado, es el líder de un poderoso grupo de cultistas del panteón del Caos que actualmente se encuentra, junto a su pequeña flota, en paradero desconocido, pese a lo cual, por el Imperio hay decenas de levantamientos, rebeliones y guerras civiles que se le atribuyen a este esquivo Campeón de los Poderes Ruinosos.

OrigenEditar

Se cree que nació a principios del M 38 en un pequeño planeta imperial conocido como Dhyrk Primus, un mundo que vivía en una sociedad feudal tecnológicamente avanzada. Roknar disfrutaba del estatus de sacerdote-guerrero que consiguió tras pasar por los rituales de admisión y los combates rituales que tuvo que librar para ascender dentro de la compleja estructura del culto del planeta, tolerado por la Eclesiarquía por su adaptación y fidelidad al Culto Imperial.

Pero al llegar a su cargo, descubrió que esto último no era cierto.

El culto, que en vez de ser completa y permanentemente fiel al Cuto preestablecido por la Eclesiarquía era una religión herética que había conseguido ocultar sus verdaderas actividades a las autoridades imperiales, había llegado a influir en los representantes de la Eclesiarquía, consiguiendo que prestaran especialmente poca atención a las prácticas religiosas del planeta.

Hasta que, en el día de nombramiento de Roknar, la atención, aunque deficiente, fue centrada donde debería, desencadenando una fuerte y sangrienta represalia por parte de la Guardia Imperial, apoyada por una fuerza de asalto de los Lobos Espaciales, que provocaron un levantamiento en masa de la población del planeta bajo el mando de los sacerdotes-guerrero del planeta. La purga de Dhyrk Primus había comenzado.


164928dz

La Divina. Espada de Roknar Ckull

Cuando los sacerdotes del planeta sintieron cercana su caída, decidieron realizar un antiguo ritual, creyendo que así sus dioses les escucharían. Para esto utilizaron una antiquísima espada-reliquia, que Roknar empuñó para realizar dicho ritual, acxabando con casi mil fieles bajo su filo.

Entonces Roknar escuchó a sus dioses y, seguido de un pequeño ejército de fieles, se dirigió al único espaciopuerto que mantenían bajo su poder, dejando el sistema y a su pueblo a su suerte.



Travesía por la disformidadEditar

TemplarArmorDAII

Caballero del Nuevo Orden en un mundo feudal

Cuando dejaron su sistema natal, la nave del secerdote guerrero estuvo atrapada por las corrientes cambiantes del Inmaterum.

En ese tiempo, Roknar estuvo estudiando y anotando las voces de sus cuatro dioses, quienes, otorgándole una visión de futuro como nunca antes había tenido, consiguieron unir a sus seguidores todavía mas, diciéndole qué símbolos y estandartes deberían utilizar, tomando como ejemplo una tela blanca utilizada en 

ceremonias, empapada con su propia sangre, que tenía la forma de una estrella de ocho puntas.

A partir de  ese momento, transformaron su anterior religión en una que tenía como máximo exponente al sacerdote guerrero, conocido desde ese momento como El Heraldo del Nuevo Orden, y adoptando como meta crear un mundo iluminado por el poder de sus dioses, en el que las manos del Emperador cadáver no pudieran oscurecerlo con su opresora Eclesiarquía o su Culto Imperial.

Cuando la daterminación de los soldados y siervos era insuperable, las mareas de la Disformidad se calmaron y fueron a parar al mundo imperial de Pidoss Secundus.

El suceso de Pidoss SecundusEditar

Pidoss Secundus era un Mundo Feudal atrapado en una etapa tecnológica en la que a duras penas se había descubierto la polvora negra, por lo que, cuando Roknar y sus discípulos, armados con armaduras de avanzadas y resistentes aleaciones, al igual que sus espadas y armas, tanto automáticas como láser y de plasma, llegaron, derrocaron a los ejércitos de aquellos señores feudales que no se rindieron cuando desembarcaron de su nave.

Una vez aplastada toda rebelión, el Heraldo se dedicó a destruir la básica religión que el Imperio había conseguido inculcar a los pobladores del planeta, para descubrirles la belleza y el poder de los Dioses del Caos.

El administratum envió una nave de carga junto a una dotación militar al planeta para adquirir los impuestos que debían serles entregados. Cuando descendieron a la superficie, en vez de encontrarse a una comitiva de caballeros de armaduras pulidas esperando para entregar sus impuestos para con el Imperio y so Dios Emperador encontraron a un grupo de personas ataviadas con ropas cubiertas de mugre y sangre y portando armas oxidadas, entre las que se encontraba un trío de caballeros de armaduras limpias y pulidas.

Años después, al percatarse de que ya habían desaparecido tres naves de carga enviadas al mundo de Pidoss Secundus, decidieron enviar a un regimiento de la Guardia Imperial para asegurar que seguían siendo fieles al imperio y al Emperador. Descubrieron que sus miedos eran reales.

Cuando Roknar estableció su dominio y, bajo la dirección específica del Dios del Cambio, construyó templos y preparó un ejército, bajo el cargo de su caballero-comandante Durius, que se encargó de dirigir el planeta en su resistencia contra las tropas imperiales.

Pese a su victoria, las tropas imperiales no hallaron el mas mínimo rastro de las naves de transporte ni de los equipamientos ni armas de las tropas que las acompañaban.

La AsecensiónEditar

Skeletorbynathanrosario

Roknar Ckull tras pasar por la Ascensión

Durante años Roknar fue acumulando naves y seguidores, llegando a reunir una flota de combate que debía ser tomada en cuenta en cada sector en el que se era vislumbrada.

Pero la flota se estableció en torno al mundo renegado de Guhit Primaris, en el que uno de sus caballeros había formado un ejército de fieles altamente entrenados, que, con una serie de sabotajes y ataques habían conseguido someter a las autoridades planetarias a su voluntad.

Estableciendo su decadente palacio provisional en lo que antaño eran las dependencias del gobernador, inició una serie de acciones con el objetivo de ascender mas allá de la simple mortalidad.

Pero, cuando estaba cerca de ello, una flota de combate conjunta, conformada por los Arcángeles Rojos y los Lobos Espaciales llegó al sistema, sufriendo pérdidas gracias al ataque sorpresa de las defensas planetarias renegadas.

Mientras las batallas terrestres comenzaban, tambien lo hicieron los rituales previos a la ascensión a la demonicidad del líder del Nuevo Orden.

Cuando se inció el ritual, y utilizando la espada imbuida con disformidad que Roknar esgrimía a modo de catalizador, se inició el ritual final.

Pero los Fieles protectores del Imperio no podían permitirlo, atacando con brutalidad el palacio, defendido por el ejército privado de Roknar que, si bien sus armaduras parecían simples, estaban diseñadas para resistir ataques brutales sin agrietarse, al igual que sus espadas y armas para realizarlos. Aprovechando una abertura en las defensas, Gabriel Tormentaroja y su guardia personal se einternaron en la edificación, matando a cuantos seguidores y hechiceros encontraban, para llegar a la sala central, en la que  se estaba llevando a cabo el ritual.

El resultado de la intrusión de los marines y la detención del ritual en su momento mas crítico transformó al Heraldo en algo diferente, alejado a partes iguales de lo mortal y lo inmortal, el cual, utilizando su nuevo poder derribó con un ataque psíquico a loss marines antes de que tan siquiera uno de ellos pudiera reaccionar, para luego crear un portal disfórmico que se tragó a sus seguidores y a él, no sin antes recibir el impacto de la pistola de plasma de Gabriel en en la espalda.

Nuevo OrdenEditar

Es el culto fundado y liderado por Roknar, conocido como el Heraldo del Nuevo Orden.

Cultistas que dedican su devoción a los cuatro dioses a la vez, muchos de ellos poseen mutaciones menores de una u otra deidad a la que hayan adorado sobre las demás.

Equipados con una armadura hecha con una extrañamente avanzada aleación de adamantium y ceramita son unos guerreros inusitadamente fieros, fuertes y resistentes, superando a los soldados normales con relativa facilidad, conforme ascienden en el culto, reciben con su cargo diferentes armas, tales como espadas, escudos, dagas o armas de fuego o energía, muchas de las cuales han sido corrompidas por la inluencia del caos hasta adquirir capacidades letalmente sorprendentes.

Su organicación en orden descendientes sería así:

-Heraldo del Nuevo Orden: Roknar, el único que puede portar este título, dirige a todos sus seguidores de forma incuestionable e implacable, siguiendo las directrices y profecias directamente de sus deidades.

-Caballero Comandante: Siempre son Seis, viestidos con armaduras ceremoniales del mundo natal del Heraldo o similares a estas, son lo que dirigen a los ejércitos de su señor y los encargados de dirigir las conocidas como Cruzadas de la Iluminación contra los mundos Imperiales.

-Guerreros Sacerdote: Son Los hechiceros jefes del culto, los cuales dedican gran parte de su adoración al Dios del Cambio, son los encargados de los rituales mas vitales, tales como la invocación de demonios mayores, muchos de ellos tienen el privilegio de ser los guardianes de los Caballeros Comandantes o de su mismísimo señor, también se encargan de dirigir algunas campañas.

visten trajes similares los que Roknar portaba cuando portaba ese título, además de poseer objetos arcanos, muchos de los cuales están poseídos.

-Caballeros:Son los miembros rasos de entre los guerreros mas poderosos del culto, portan armaduras simples y son los encargados de todo en la orden, son los guerreros enviados junto a los Cultistas recién integrados, que aspiran a ascender en los escalafones del culto.

-Cultistas:Son renegados de todo tipo y que adoran a cualquiera de las deidades, sino a a mas de una o otodas por igual, son carne de cañón en las campañas, ademásd e ser los encargados del mantenimiento de instalaciones y equipo, situándolos a duras penas unos peldaños por encima de los servidores que roban cuando asaltan mundos imperiales tecnológicamente avanzados.

De estos, los que tengan el potencial necesario a ojos de los Guerreros Sacerdotes, serán ascendidos  Caballeros, con el entrenamiento y la disciplina espritual que esto conlleva.

El Heraldo del Nuevo OrdenEditar

Antes de su ascensión era una persona dedicada a su causa, primero, a la religión de su mundo natal y, mas tarde, para con su autoimpuesta misión de mostrar a la galaxia el poder de los Poderes Ruinosos y destruir al Imperio, que los oprime bajo el yugo de sus ejércitos y su falsa religión.

Era una persona de piel morena y pelo casi negro, con ojos azules intensos, vestía unos ropajes de Guerrero-Sacerdote y portaba una pistola bolter y un par de dagas ceremoniales, a las que añadió la Divina, una espada reliquia de origen incierto que parece actuar como espada de energía utilizando la disformidad como catalizador, creando efectos extraños e imprevisibles durante los combates.


Tras su ascensión, adquirió un aspecto cadavérico, además de que parece ser que es capaz de obtener de la propia disformidad y de forma directa unos inmensos poderes, que parecen proporcionarle una regeneración bastante acelerada y una aparente inmortalidad.