FANDOM


Yggdrasil es un sistema solar colonizado posiblemente antes de la Gran Cruzada y descubierto en el M36.432 por naves comerciales imperiales. Según los informes de la época, el único mundo poblado del sistema era Wulfen, pues era el planeta mas apto para la vida. La tecnología que estos nativos poseían era casi primitiva a excepción de artilugios de procedencia de la Era oscura de la Tecnología. Fuera de esas excepciones la sociedad de Wulfen era medieval, dirigidos por señores de pueblos libres llamados Jarl. Recibieron al Imperio sin ninguna clase de resistencia ya que muchos de estos fueron catalogados como descendientes de "Fenris", pero el cómo llegaron hasta este sistema es todo un misterio. En el actualidad, el sistema solar es lugar de reclutamiento de sus parientes Lobos Espaciales, en su mayoría ignorando a la Ecclesia y creyendo únicamente en el Emperador como el Dios del Honor y la Gloria, el cual recompensará a los guerreros que luchen contra todo mal que azote lo que Él protege.

Sistema Solar Editar

Yggdrasil  está compuesto por cuatro planetas:

Jötunheim: antaño fue un mundo helado y conocido en el sector por su minería. Los pueblos se alzaban a
Jötunheim

Jötunheim

 cientos de kilómetros rodeando y poblando los pies de cada montaña del mundo. Éstas eran explotadas por miles de minas que poco a poco las iban dejando huecas, de tal modo que finalmente, tras ser excavadas y vaciadas, los mineros utilizaban estos lugares como almacenes para los mismos minerales. Por azares del destino, un aciago día un inquisidor llamado Grot ordenó a los mineros del planeta centrarse en unas viejas ruinas (que hace años ellos mismos calificaron como "tabú") para desenterrar sus oscuros secretos.  

El mundo se vio atacado por Eldars de  Las´Morgul  que paralizaron al completo las excavaciones de los mineros. Lobos Espaciales dirigidos por el capitán Torin se vieron con la obligación de combatir la raza xeno apoyados por las fuerzas locales, en su mayoría viejos guerreros entrenados con la espada y el escudo. Los inquisidores del Ordo Hereticus Raidah y Grot se vieron obligados a participar en el frente de batalla por las numerosas bajas sufridas por los astartes y humanos, y no fue hasta la llegada de los Arcángeles Rojos, horas más tarde, y tras una batalla que acabó diezmando a los Eldar de los templos a los que Grot y Raidah intentaban acceder con tanto esmero, que un viejo enemigo más antiguo que el mismo Imperio renació: los necrones. Cualquier ofensiva y defensiva contra estos se veía sobrepasada y los Eldar no dudaron en tomar retirada cuando se vieron perdidos. Más tarde y tras la retirada de las fuerzas imperiales, Grot, temiendo o más bien condenando a los necrones, ordenó un Exterminatus contra el mundo con el fin de evitar el levantamiento de estos temibles enemigos.  Como recompensa al señor lobo Torin, se le concedió la protección total del sistema solar.

Nidhogg: Nidhogg es un mundo volcánico cubierto en su mayoría por ríos de lava y fortalezas negras como
Nidhogg

Nidhogg

 el ébano. En estas fortalezas, tecnodruidas (nombre dado a los tecnosacerdotes) se pasan sus vidas supervisando la creación del armamento que servirá para todo el sistema solar. Inclusive, en este mundo se fabrican en ocasiones, y siempre bajo la atenta mirada de los Lobos Espaciales, armas reliquias en las que los tecnodruidas marcan runas que representan cada acción valerosa del guerrero al que se le conceda el arma. Como en el caso de aquélla entregada al Lobo Espacial Mörke, estas armas apenas pueden ser sujetadas, pues el filo del arma tiene que tener un tamaño inmenso, si no jamás cabrían las runas. En este planeta, la  sociedad es anarcomedieval, por lo que las fortalezas trabajan de forma independientes a las otras. Por ejemplo, dos de las fortalezas del planeta han dedicado su existencia a crear armamento para los Lobos Espaciales, mientras que otras fortalezas se han dedicado a crear equipamiento para los humanos del sistema. 


Bïfrost :  Bïfrost es un mundo congelado y fortaleza. En éste, los ejércitos mas duros y veteranos de Yggdrasil  se entrenan durante cruentos años. Los campos rocosos tan sólo son superados por las inmensas
Bifrost

Bifrost

fortalezas que se extienden por kilómetros en la nieve. Entre la poca pero mortal vegetación del mundo, unos animales (que se descubrió recientemente que se trataban de una especie de variante de los ogretes) de pelaje blanco y altura sobrehumana sobreviven en los bosques. Estos seres son llamados por los reclutas como "gigantes de hielo" y los toman como una especie de bestias que devoran niños y se alimentan del sufrimiento. En vez de ser totalmente exterminados, los reclutas son obligados a combatir contra estos seres para así obtener experiencia real en combate, normalmente usando espadas monofilo (arma estándar para cada soldado de los regimientos de Yggdrasil). Con el tiempo aprenden las complejas tácticas de combate y a manejar las armas láser.

El mundo cuenta con dos lunas, Heimdall  y Veôrfölnir. Estas han sido terraformadas y albergan algunas de las piezas defensivas mas extrañas del imperio, capaces de destruir fragatas enteras utilizando tan solo sus potentes cañones de tesla. Los tecnodruidas son incapaces de poder recrear esta tecnología o siquiera saber sin son capaces de repararla por lo que se niegan de forma rotunda que toda mano inexperta toque estas reliquias sagradas para ellos. 


 Wulfen: Wulfen fue el primer planeta poblado del sector y en la actualidad el mundo capital. Su clima es 
Wulfen

Wulfen

mucho mas aceptable y capaz de albergar vida, y aunque los grados siguen rondando los 20º C de máxima, miles de kilómetros albergan a toda clase de seres vivos, en especial lobos que cazan a otros animales como los renos o el ciervo, muy comunes en el mundo y principal comida para sus habitantes.  Además, en los lugares mas apartados de la civilización los iniciados reclutas de los Lobos Espaciales son entrenados día y noche para así demostrar su valía como para poder ser guerreros astartes.